La regiduría de un evento es vital para que todo fluya perfecto. Aunque sus tareas son multidisciplinares, debe tener un don por encima de todos los demás: la calma. Encuadra horarios, reúne toda la información, revisa todo antes de abrir puertas y sigue estos consejos sobre regiduría de un evento para que vaya como un reloj.

Dotes del regidor

Un regidor no manda, coordina. Por eso, necesita una gran capacidad de concentración para trabajar en un entorno poco solitario. Un buen regidor debe tener capacidad de improvisación ante imprevistos y la virtud de la templanza para decidir cómo solucionarlos. Lo ideal es que se trate de una persona culta, familiarizada con nociones técnicas, artísticas y de comunicación y un bagaje que le permita reconocer y proponer la solución a un problema técnico.

Máxima autoridad

El regidor es la persona que tiene la información y la actualiza constantemente. Por tanto, es aconsejable no hacer nada sin consultarle previamente para que dé la orden. Lo contrario dará lugar a errores que pueden ser pequeños, pero también importantes. Si se quiere dar una orden, se comunica al regidor y éste a los interesados. Respeta los pasos.

Preproducción

Pese a lo que pueda parecer, un regidor no trabaja sólo el día del evento. En la preproducción, reúne la información de todas las partes. Incluye en la lista a artistas, técnicos, personal de limpieza y seguridad, equipo de barras y todos los que intervienen. Después, una vez confeccionado, remite el documento con la información a todos los implicados.

Regiduría de tu evento para que vaya como un reloj

Hoja de ruta

Establece los tiempos en la hoja de ruta o plan de trabajo diario e incluye tus contactos con prensa y medios de comunicación. No olvides incluir cualquier detalle que ayude a identificar todo lo referente a horarios antes, durante y después del evento. Cíñete a ella y, ante cualquier imprevisto, para, reflexiona con calma y elige la mejor solución.

Apertura de puertas

El regidor es la principal autoridad cuando se abren las puertas al público. Antes de la apertura se revisa que todo y todos estén en su lugar. Se avisa también a los 30 y 15 minutos previos a la apertura. Es entonces cuando el regidor hace la última revisión previa. Hasta que no esté todo listo no se abren las puertas. Esta decisión la toma regiduría y, en ningún caso, el portero del evento, pese al posible retraso que conlleve.

Arranque

Durante el arranque, el regidor es el principal actor del evento. Está en constante comunicación con los técnicos para activar luces, apagar sala y abrir micrófonos. El artista espera junto al regidor o a un auxiliar de regiduría en el escenario para entrar cuando le sea indicado. Es el regidor quien da paso al artista en escena.

Regiduría de tu evento para que vaya como un reloj

Escaleta de regiduría

Un documento de vital importancia es la escaleta de regiduría. En ella se reflejan todos los requisitos técnicos de luz, sonido, vídeo y una columna destinada a maquinaria en el caso de teatro y escenografías complejas. Los técnicos de iluminación, sonido, vídeo, junto al artista y el regidor son las únicas personas que tienen este documento. A sala sólo se comunica los descansos y sus tiempos.

Comunicación

El regidor se comunica por intercom con el técnico para seguir la escaleta. Al aviso de “prevenido” y “dentro vídeo” se dan las distintas órdenes. No se lanza un vídeo si no lo dice el regidor. También, al acabar la escena, se comunican para abrir puertas y dar luces tanto con los técnicos como con los responsables de seguridad.

En Piturda trabajamos en la producción de eventos propios y colaboramos con muchos. Crea tu evento con nosotros o consúltanos lo que quieras acerca de tu proyecto. Juntos lo haremos realidad.

Por Paz Madrid

Si te gustó, compártelo.