Las cosas han cambiado.

Jaén, Santa Catalina, año 2114. Los coches sobrevuelan la ciudad y andar se ha convertido en algo del siglo pasado. Hace más de cien años que se extinguieron el 90% de los cines de la ciudad, y un par de decenas de años que los últimos cines de Jaén echaron el cierre, los cines del Carref… ¡del PRYCA! Salir a la calle y divertirse con los amigos es algo que dejó de hacerse mucho tiempo, y la diversión y el entretenimiento se quedan de la puerta de casa para adentro. Calles y plazas han ido cambiando de nombre según el gobernante de turno, algunas se salvaron para nuestra desgracia, como la Avenida Gemeliers o la Plaza Abraham Mateo.

Los barrios han cambiado mucho, lo que antes era periferia ahora se ha convertido en una parte céntrica de la ciudad, el barrio ‘La guita’ es ahora un moderno barrio de negocios, el corazón de la ciudad; y el parque del Bulevar ya va por su vigésima séptima fase.

Hace ya cien años que cerró la mítica tienda de discos, Pioneros, pero “Pedro de Pioneros” sigue vendiendo discos, como siempre. Muchos dicen que es un replicante, otros que firmó un pacto con el diablo, y otros simplemente creemos que vivir tan cerca de la música, alarga la vida.

El bar de tapas El Abuelo ya es Tatarabuelo. En la plaza del Deán ya no hay cuatro bares, hay cuarenta, y a cada uno de ellos le corresponde una mesa, dos sillas y cuarto y mitad de camarero. El Azulejo ya no existe. St. Patrick pasó a ser Fortuny, después volvió a ser St. Patrick, y ahí siguen, ya llevan más de cien años cambiándole el nombre. Hablando de lugares típicos de Jaén, siempre hay un rincón en mi corazón para el pub Iroquai, que ya ha cambiado de dueño ciento diecisiete veces, pero sigue conservando su nombre. Por último deciros que “El viejo capitán Pipas”… bueno, es y será siempre “El viejo capitán Pipas”.

piturda-santacatalina1

Algunas costumbres se mantienen.

Ahora que más o menos os he situado en el Jaén de 2116, os situaré en una de sus costumbres. No os asustéis, la mayoría de ellas no han cambiado, se sigue haciendo botellón en el ferial, los jiennenses siguen yendo de cañas por San Ildefonso, “El Barranco” sigue poniendo croquetas como puños, y se mantienen las ferias de junio y octubre, y, por supuesto, Santa Catalina.

Es en esta celebración en la que vamos a centrarnos, ya que por rudimentario que parezca subir al monte, la gente sigue manteniendo esta tradición. En 2101 el ayuntamiento montó unas escaleras mecánicas que iban desde el Pilar del Arrabalejo hasta el castillo, pero no tuvieron mucho éxito, ya que se hicieron sólo de bajada, ¿os suena de algo? Pues bien, a pesar de todo esto, Santa Catalina es una tradición que sigue inalterable. Los jiennenses siguen madrugando para comprarlo todo a última hora, incluidas las pastillas… ¡Ah! ¿no os lo he dicho? Hace más de 50 años que acabamos con el ganado porcino y desde 2090 no se ha visto una sola sardina en el mar, así que ahora madrugamos para ir a la tienda de la esquina y echar en la mochila unas cápsulas con esencia de cerdo o sardina.

piturda-santacatalina2

Ahora ya sabéis como será Jaén dentro de cien años. ¿Os atrevéis a decirnos cómo será dentro de doscientos, o mil, o mejor aún, dentro de 20?

¿Qué tradiciones creéis que se mantendrán y cuales se perderán? En Piturda tomamos nota de todo lo que decís, así que cuidaico se vayan a cumplir vuestras predicciones y os convirtáis en el nuevo Nostradamus, aunque siendo de Jaén, sería más correcto decir Papajarrimus.

·······
Por  Pon Pim Pam Pum
twitter.com/ponpimpampum

Si te gustó, compártelo.